Resoluciones de pantalla

Cuando se trabaja con imágenes, es sumamente importante tomar en cuenta la resolución de pantalla donde nuestro trabajo va a ser presentado.

La resolución de pantalla es el número de píxeles que puede ser mostrado en la pantalla. Viene dada por el producto del ancho por el alto, medidos ambos en píxeles, con lo que se obtiene una relación, llamada relación de aspecto. En esta relación de aspecto, se puede encontrar una variación, está de acuerdo a la forma del monitor y de la tarjeta gráfica. Se pueden diferenciar dos tamaños de pantalla diferentes:

  • Tamaño absoluto: la anchura y altura de la ventana del monitor, medido generalmente en pulgadas. Depende del monitor.
  • Resolución o tamaño relativo: viene determinada por el número de píxeles que se muestran en la ventana del monitor, siendo el píxel la unidad mínima de información que se puede presentar en pantalla, de forma generalmente rectangular. Depende de la tarjeta gráfica.

Básicamente, la resolución de pantalla nos indica la cantidad de líneas (horizontales y verticales) que van a conformar una imagen. A mayor cantidad de líneas, tendremos más espacio de trabajo.

Supongamos que tenemos una fotografía que fue capturada a 320×240 pixeles. Los píxeles van a ser inmutables, la imagen va a conservar siempre su mismo tamaño (en pixeles). Si la resolución de la pantalla es de 640×480, la fotografía ocuparía la mitad de la pantalla. Ahora, si incrementamos el tamaño de la resolución, esto es más pixeles en la misma pantalla, nos parecería que la foto se va haciendo más pequeña, pero en realidad, lo que pasa es que ella no cambia de tamaño, sino que el área donde está colocada se va haciendo más grande. Así, en una pantalla con resolución de 1280×960, la foto ocuparía solo la cuarta parte de la pantalla.

Otro asunto a tomar en cuenta es la relación de aspecto.

La relación de aspecto, ratio, ratio de aspecto, proporción de aspecto o razón de aspecto (traducciones literales de la expresión en inglés aspect ratio) de una imagen es la proporción entre su ancho y su altura. Se calcula dividiendo el ancho por la altura de la imagen visible en pantalla, y se expresa normalmente como «X:Y».

Los primeros monitores, que eran una especie de producto derivado de los televisores, conservaban una relación de aspecto 4:3, la cual a simple vista pareciera cuadrada, pero no lo es, sino más bien un poco más alargada en el horizontal que en el vertical. Este fue prácticamente el estándar en monitores de computadora hasta el 2009.

Posteriormente se vieron otras relaciones de aspecto, como la 5:4 que era bastante común en pantallas de 17″.

Luego se tuvo la relación de aspecto 16:9, que es el estándar en televisores HD, y 16:10, que se ha convertido en el estándar de portátiles de 15.4″.

Algunas resoluciones comunes de acuerdo a las distintas relaciones de aspecto son las siguientes:

Standard 4:3: 800 x 600, 1024 x 768, 1152 x 864, 1280 x 960, 1440 x 1050, 1440 x 1080, 1600 x 1200, 1680 x 1260, 1920 x 1440, 2048 x 1536, 2560 x 1920, 2800 x 2100, 3200 x 2400

Standard 5:4: 1280 x 1024, 1800 x 1440, 2560 x 2048

Wide 16:10: 960 x 600, 1152 x 720, 1280 x 800, 1440 x 900, 1680 x 1050, 1920 x 1200, 2560 x 1600, 2880 x 1800, 3840 x 2400

Wide 5:3: 800 x 480, 1280 x 768

HD 16:9: 960 x 540, 1024 x 576, 1280 x 720, 1366 x 768, 1600 x 900, 1920 x 1080, 2048 x 1152, 2400 x 1350, 2560 x 1440, 2880 x 1620, 3554 x 1999, 3840 x 2160

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *